Millonarios en Linea

viernes, 16 de febrero de 2018

10 Enseñanzas de Buddha

¿Qué te puede ayudar a cambiar tu vida para bien y deshacerte de lo que sobra?

Buda Gautama fue un maestro espiritual y el fundador del budismo en la India antigua. Sus enseñanzas fueron recopiladas y plasmadas por sus discipulos.
Te proponemos prestar atención a estas enseñanzas que, aunque no te obligan a nada, pueden cambiar tu vida de la mejor manera.

1. Empezar de poco es algo normal

Una jarra se llena poco a poco, gota a gota. Como un hombre sabio se llena gradualmente con el bien.
Ralph Waldo Emerson dijo «todo maestro fue un aprendiz alguna vez». Todos empezamos de poco, no lo olvidas. Si eres organizado y paciente llegarás a tener éxito. Nadie obtiene nada bueno de la noche a la mañana. Dichoso aquel que está listo a empezar de poco y trabaja con aínco hasta que su jarra se llena.

2. Los pensamientos son materiales

_budas_0201
«Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos construimos el mundo. Habla o actúa con mente pura y la felicidad te seguirá como tú misma sombra, inseparable.»
Buda aseguraba: «Todo está en la mente. Nos convertimos en lo que pensamos». Para vivir correctamente debes llenar tu mente de pensamientos «correctos». Los pensamientos malos te destruyen. Tu forma de pensar define acciones, tus acciones definen el resultado. Si cambias tu forma de pensar cambiarás también tu vida. Buda dijo «Los actos erróneos dependen de la mente. Si la forma de pensar cambia ¿quedaran entonces actos erróneos?

3. Perdonar

«El odio no se apacigua con el odio, sino con el amor».
Cuando liberas a aquellos que están en la cárcel de la falta de perdón, te liberas a tí mismo. No es posible oprimir a alguien sin oprimirse a si mísmo también. Aprende a perdonar lo más pronto posible. Buda dijo «No existe en el mundo un fuego más fuerte que la pasíon, no hay tiburón más feroz que el odio, ni huracán más devastador que la codicia»

4. Las acciones tienen importancia

«Si debes hacer algo, hazlo de todo corazón».
Para crecer hay que trabajar cada día. El proverbio dice «Dios da a cada pájaro un gusano, pero no lo tira en el nido». Si te comprometiste a hacer algo, hazlo de todo corazón.

5. Intentar entender al otro

«Responde siempre con el bien; sólo así es posible hacer de este mundo un mejor lugar. Responde con bondad o no respondas. Si respondes con maldad a la maldad sólo habrá más maldad».
Stephen Covey dijo «Intenta primero comprender, y sólo después intenta que te comprendan». Es fácil decirlo pero dificil hacerlo: debes emplear todas tus fuerzas para entender el punto de vista del otro. Cuando te sientas enojado, intenta olvidarlo. Escucha a los demás y trata de comprender su punto de vista y recibirás a cambio tranquilidad. Concéntrate en ser feliz, antes que en tener la razón.

6. Controlar la propia mente

_budas_0258
«Domina tus palabras, domina tus pensamientos, no hagas daño a nadie. Sigue fielmente estas indicaciones y avanzarás en el camino de los sabios.»
La máxima victoria es la que se obtiene sobre uno mismo. Para vencerse a uno mismo hay que controlar la propia mente. Debes controlar tus pensamientos, no deben deambular como olas en el mar. Puedes pensar «No puedo controlar mis pensamientos, los pensamientos aparecen por si solos». Hay una respuesta para eso: no puedes prohibirle a un ave que vuele sobre ti, pero sin duda puedes evitarle que haga un nido en tu cabeza.

7. Vivir en armonía

«La victoria genera el rencor que da paso al odio al no ser feliz el vencido. La máxima victoria es la que se obtiene sobre uno mismo» .
No busques afuera lo que sólo puede estar en tu corazón. Con mucha frecuencia tendemos a perdernos buscando afuera para no ver la verdad en el interior. La armonía no está en un nuevo trabajo, ni en un nuevo automóvil ni en un nuevo matrimonio. La armonía está en nuestro interior.

8. Ser agradecido

«La salud es el regalo más grande, la alegría la mayor riqueza».
Siempre hay algo por lo que vale la pena agradecer. No todos han podido despertarse hoy en la mañana, anoche alguien se quedó dormido por última vez. Hay quien en este

9. Ser fiel a lo que se sabe

«Así como no sacude el viento a la enorme roca, así tampoco sacuden al sabio, el halago o el reproche».
Sabemos muchas cosas pero no siempre hacemos lo que sabemos. Si has tenido que soportar la derrota seguramente eso sucedió no porque no supieses cómo actuar; eso sucedió porque no hiciste lo que sabías. Se fiel a ti y a lo que sabes.

10. Comparte la felicidad

_budas_0129
«Miles de velas se pueden encender con una sola vela, y la vida de la vela no se acortará. La felicidad nunca disminuye cuando se comparte.».
La felicidad no sólo no disminuye, sino que crece. Por eso no la ocultes de las personas, haz más felices a quienes te rodean.
Y por último:
«No acepteis lo que digo simplemente por el respeto que me tenéis; del mismo modo que el oro es puesto a prueba en el fuego, poned mis palabras a prueba en el fuego de vuestra experiencia espiritual»
Vía: genial

miércoles, 14 de febrero de 2018

El Poder de Las Palabras: Pronuncia lo Que Quieres y Te Llegará Lo Que Buscas

Las Palabras Tienen Magia- Quien Pronuncia Lo Que Quiere, Consigue Lo Que Necesita


La “Magia de las Palabras”

Uno de los grandes descubrimientos de mi vida,  fue cuando conocí la “magia de las palabras”. Está demostrado que nuestras palabras están estrechamente relacionadas con nuestra actitud, y esta a su vez con nuestras creencias.
La pregunta sería, ¿qué fue primero el huevo o la gallina? ¿es mi actitud la que da lugar a mis palabras o son mis palabras las que condicionan mi actitud?
SONY DSC
Sinceramente, creo que la influencia se da en las dos direcciones. La manera en que nos expresamos y como nos comunicamos está afectando a nuestra actitud, de igual forma la actitud que tenemos ante algo origina nuestra manera particular de comunicarnos.
El cuidado en el uso de nuestro lenguaje es una herramienta poderosísima para condicionar nuestros resultados en la vida, de la misma manera que observar como habla una persona, nos está dando muchas pistas sobre su sistema de creencias, muchas veces asentado a nivel subconsciente.
El uso que hacemos de nuestro lenguaje es una herramienta poderosísima para crear nuestros resultados en la vida. Aquí y ahora, no voy a hablarte del poder de la comunicación, que es algo mucho más amplio.
Saber comunicarse correctamente implica aspectos como, hacerse entender, entender a otros, comprender mejor lo que sucede, saber influenciar, crear conexión con tu interlocutor, fomentar el respeto, ganarse la confianza de los demás, etc.
Básicamente, el arte de la comunicación implica dominar tres aspectos: lo que decimos (palabras), como lo decimos (tono, etc.) y como actuamos (expresión corporal y facial).Hoy solo quiero centrarme en lo que decimos, en nuestras palabras, en como hablamos, en definitiva, en el uso que hacemos de nuestro lenguaje.

Si Quieres Algo, Debes Pedirlo

Lo primero que aprendí es que si quieres algo, debes pedirlo. ¿A que suena de evidente? Pues aunque te parezca extraño, muchas veces sucede todo lo contrario.
Nos dedicamos a quejarnos y a decir lo que no queremos, y es entonces cuando nuestro cerebro se enfoca, precisamente en eso (en lo que no queremos) y abandona cualquier opción de centrarse en lo que realmente deseamos, perdiendo así muchos de los recursos que tenemos y podríamos utilizar para alcanzar nuestros deseos. Así de simple.
Neurológicamente, nuestro cerebro tiene unos mecanismos de funcionamiento muy claros, por ejemplo, no entiende los mensajes en negativo.
alabras
¿Qué quiero decirte con esto?
Si yo te digo que pienses en una galleta de chocolate, inmediatamente tu cerebro acudirá a los archivos donde tiene guardada su representación de lo que es una galleta de chocolate y la visualizarás.
Pero si te digo que no pienses en una puesta de sol, tu cerebro prescinde del no, y busca es su archivo la representación que tú tienes de lo que es una puesta de sol y eso es precisamente lo que visualizarás.
puesta de sol
Ha omitido el no completamente. Se hizo un estudio con niños en un colegio y se vio que sustituir los carteles que indicaban no grites, por otros que decían habla en voz baja, era mucho más efectivo.
Cuando nos expresamos tenemos que poner especial cuidado en hablar en positivo,manifestando lo que realmente queremos y salir de la “actitud de la queja”, si lo que deseamos es que nuestra vida empiece a manifestar unos resultados positivos …. Y tú, ¿cómo te expresas habitualmente?
 Via: El vaso medio lleno

lunes, 12 de febrero de 2018

No esperes entender mi viaje si no has recorrido mi camino

No esperes que nadie entienda tu viaje si no ha tenido que recorrer tu camino y en el trayecto se ha visto obligado a usar tus zapatos y a contemplar la vida desde tu altura. Y que nadie espere comprenderlo al cien por cien, porque eso es imposible.
O sea, que lo que otras personas piensen sobre ti es su realidad, no la tuya. Los demás no conocen tu historia, no pueden vivir en tu piel ni sentir tus recuerdos. Esto es muy importante a la hora de cuidar nuestra salud emocional,  por eso debemos evitar dar crédito a las críticas y a los juicios sin fundamento de los demás…
Es decir, que tanto para evitar darle validez a los juicios ajenos como a la hora de hacernos entender tenemos que ser conscientes de que solo nosotros comprendemos completamente nuestro trayecto. Y, a veces, ni eso es posible…

¿Qué caminos hacen que nos perdamos cuando intentamos acortar la distancia?

A quien juzgue mi camino le presto mis zapatos

La consecuencia más directa de dar crédito a lo que los demás piensan y dicen de nosotros es que acabamos convirtiéndonos en alguien que no somos. Esto sucede porque al final acabamos queriendo inconscientemente complacer a otros a costa de sacrificar aquello que nos define.
Teniendo esto en cuenta tenemos que percatarnos de que preocupándonos por aquello que consideran los demás de nosotros perdemos tiempo y energía.

No obstante, en general los demás piensan sobre nosotros mucho menos de lo que creemos. Aunque pensemos que somos el centro de las miradas, lo más probable es que lo que hacemos no sea relevante para los que nos rodean.
Por eso debemos intentar vivir con naturalidad, dándole importancia a lo que sentimos e intentando sintonizar con nosotros mismos, pues al fin y al cabo son nuestros pies los únicos que recorren nuestro sendero.

Claves para alejar la basura emocional

Vive tu vida de la forma que quieras, no de la que los demás quieren que vivas.

Pero.., ¿cómo son las personas que critican?

Detrás de una persona que enjuicia a los demás y que critica de manera destructiva hay ciertos problemas o características personales que sentencian su “descontento” con otras personas. Veamos algunas características:
  • Baja autoestima: es habitual que las personas con baja autoestima usen la crítica para mantener el control sobre su posición social o, incluso, para situarse en un buen lugar.
  • Daños emocionales: es posible que no reconozca que fue herido, que en un momento dado fue humillado o abandonado. Sin embargo, probablemente crea reconocer sus mismas heridas en los demás, etiquetando así las vivencias ajenas conforme a su realidad.
  • Ausencia de empatía: hay ocasiones en las que la empatía puede llegar a volatilizarse y las personas se envuelven en una coraza que justifica un tipo de crueldad que pretende ser “inocente”. Así, la persona completa sus propios vacíos criticando sin contemplaciones y haciendo uso del enjuiciamiento.
crítica
 
De todas formas se podría decir que prejuzgar es una característica innata del ser humano en la sociedad actual. Esto se debe a que en ocasiones nos resulta adaptativo hacerlo, pues nos protege de ciertos peligros relacionales que pueden atentar contra nuestro bienestar mental.
Sin embargo, generando ideas o imágenes rápidas de los demás o de nosotros mismos podemos cometer errores nefastos, los cuales en ocasiones se pagan muy caros a nivel emocional.  Por eso debemos procurar contenernos a la hora manejar nuestras impresiones y reflexionar antes de cometer una injusticia.

Cuando tampoco nos comprendemos a nosotros mismos

A veces ni siquiera nosotros mismos nos entendemos pero, sin embargo, no podemos evitar exigir que los demás tengan en cuenta nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y nuestros deseos.
Así, como no tenemos la certeza necesaria para saber lo que otros sienten, no deberíamos juzgar ni dar validez a los juicios de los demás. Del mismo modo esto nos debería ayudar a tener en cuenta que no es posible que los demás se metan en nuestra piel porque las vivencias son solo nuestras.
Por eso, cuando no nos comprendemos ni a nosotros mismos es bueno y enriquecedor pararnos a pensar, repasar nuestro recorrido y ralentizar el paso hasta que reencontremos nuestro camino.
Lo bueno de esto es que ningún perdido se pierde. O sea, que cuanto más desconcertados nos sintamos, mayor probabilidad tendremos de ir recomponiendo el rompecabezas de nuestra vida. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que nosotros somos los únicos que podemos poner en valor la comodidad de nuestros zapatos en nuestros pies.

viernes, 9 de febrero de 2018

La leyenda de la mariposa azul

Cuenta esta leyenda oriental, que hace muchos años, un hombre enviudó y quedó a cargo de sus dos hijas.
Las dos niñas eran muy curiosas, inteligentes y siempre tenían ansias de aprender. Constantemente invadían a preguntas a su padre, para satisfacer su hambre de querer saber. A veces, su padre podía responderles sabiamente, sin embargo, las preguntas de sus hijas le impedían darles una respuesta correcta o que convenciera a las pequeñas.
Viendo la inquietud de las dos niñas, decidió enviarlas de vacaciones a convivir y aprender con un sabio, el cual vivía en lo alto de una colina. El sabio era capaz de responder a todas las preguntas que las pequeñas le planteaban, sin ni siquiera dudar.
shutterstock_127314761
Sin embargo, las dos hermanas decidieron hacerle una pícara trampa al sabio, para medir su sabiduría. Una noche, ambas comenzaron a idear un plan: proponerle al sabio una pregunta que éste no fuera capaz de responder.
-¿Cómo podremos engañar al sabio? ¿Qué pregunta podríamos hacerle que no sea capaz de responder?- preguntó la hermana pequeña a la más mayor.
-Espera aquí, enseguida te lo mostraré- indicó la mayor.
La hermana mayor salió al monte y regresó al cabo de una hora. Tenía su delantal cerrado a modo de saco, escondiendo algo.
-¿Qué tienes ahí?- preguntó la hermana pequeña.
La hermana mayor metió su mano en el delantal y le mostró a la niña una hermosa mariposa azul.
-¡Qué belleza! ¿Qué vas a hacer con ella?
-Esta será nuestra arma para hacer la pregunta trampa al maestro. Iremos en su busca y esconderé esta mariposa en mi mano. Entonces le preguntaré al sabio si la mariposa que está en mi mano está viva o muerta. Si él responde que está viva, apretaré mi mano y la mataré. Si responde que está muerta, la dejaré libre. Por lo tanto, conteste lo que conteste, su respuesta será siempre errónea.
darkblue
Aceptando la propuesta de la hermana mayor, amabas niñas fueron a buscar al sabio.
-Sabio- dijo la mayor- ¿Podría indicarnos si la mariposa que llevo en mi mano está viva o está muerta?
A lo que el sabio, con una sonrisa pícara, le contestó: “Depende de ti, ella está en tus manos”.
Nuestro presente y nuestro futuro esta únicamente en nuestras manos. Nunca debemos culpar a alguien si algo falla. Si algo perdemos o si algo conseguimos, nosotros somos los únicos responsables.
La mariposa azul es nuestra vida. En nuestras manos está que queremos hacer con ella.
Via: Lamente

jueves, 8 de febrero de 2018

Proverbios chinos para encontrar la paz espiritual que necesitas todos los dias

De todo lo que pudimos heredar de la cultura china, los proverbios son una parte importante de esa huella que pensadores como Confucio dejaron en la historia para que nosotros pudiéramos encontrar el camino a la paz y a la sabiduría.



Si algo podemos destacar de la cultura china, además de su comida repleta de pollo, pasta y elementos agridulces, son dos cosas esenciales para nuestras vidas: el papel y los proverbios. El primero —aunque ya había sido inventado por los egipcios en el siglo IV a.C.— presentó cualidades que no tenía ningún otro material de escritura para ese entonces; a pesar de tener una apariencia delicada y extremadamente frágil, la variante china del papiro era capaz de aguantar la humedad de la tinta y de absorberla, logrando que ésta se secara en poco tiempo. Dicha cualidad permitió que los emperadores y sus escribas pudieran elaborar y almacenar documentos importantes relacionados con el reino sin tener que acudir a los anticuados rollos hechos con fibra de bambú que, al igual que los de los egipcios, se rompían con demasiada facilidad.


En el caso de los proverbios, su gran importancia residía en saciar esa necesidad que todo el mundo tiene —al menos una vez en su vida— de escuchar un consejo sabio que le permitiera reconfortar su alma; algo así como los consejos de las abuelas, pero con algo más de autoridad. Porque, aceptémoslo, por más que creas en la ancestral sabiduría de tu abuela, si un dicho o frase viene acompañada de un nombre como Confucio, es más seguro que en sus palabras encuentres una valiosa enseñanza que atesorarás toda tu vida.


Por otro lado, reunir todos los proverbios chinos en un espacio significaría una labor titánica incluso para un filólogo veterano, pues al formar parte de la tradición oral del pueblo en el que nacieron, algunos de ellos han ido muriendo a la par de quienes los pronunciaron por primera vez. Sin embargo, los más memorables y sabios han vencido al tiempo para seguir convenciéndonos de que a este mundo vinimos a gozar y a aprender algo nuevo todos los días.

-

«Si tu mente es fuerte, todas las cosas difíciles se vuelven fáciles; si tu mente es débil, todas las cosas fáciles se vuelven difíciles».

-

«Dime y olvidaré, muéstrame y podría recordar, involúcrame y entenderé».

-

«La vida de un niño es como un pedazo de papel en el que cada persona deja una marca».


-

«Cuando soplan vientos de cambio, hay quien construye muros, pero también hay quien lo que hace es construir ».

-

«El amor no se mendiga, se merece».


-

«Ganará quien sabe cuándo luchar y cuándo no luchar».

-

«Si haces planes para un año, planta arroz. Si haces planes para 10 años, planta árboles. Si haces planes para cien años, educa al pueblo».

-

«No tengas miedo de crecer lentamente, teme sólo quedarte estancado».



-

«Una gema no se pule sin frotar, ni un hombre puede ser perfeccionado sin pruebas».

-

«Un poco de fragancia se adhiere a la mano que da flores».

-

«Los padres que tienen miedo a poner un pie en el suelo generalmente tienen niños que se ponen de puntillas».


-

«Excava el pozo antes de que tengas sed».

-

«El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora».

-

«Todos los ríos van al mar, pero el mar no se desborda».



-

«Hablar mucho y llegar a ninguna parte es lo mismo que subir a un árbol para atrapar un pez».

-

«Si quieres ser feliz durante una hora, toma una siesta. Si quieres ser feliz por un día, ve a pescar. Si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna. Si quieres ser feliz para toda la vida, ayuda a otras personas».

- «Si tu fuerza es pequeña, no lleves cargas pesadas. Si tus palabras no tienen ningún valor, no des consejos».


-

«Hay que subir la montaña como viejo para llegar como joven».

-

«El tiempo es dinero, pero es difícil usar el dinero para conseguir más tiempo».



-
Lo sentimos, abuelas —si es que alguna de verdad está leyendo esto –. Es sólo que a veces necesitamos saber que la paz y tranquilidad que nos ofrecen sus consejos son fruto de la verdadera sabiduría y no sólo del amor incondicional que parece escurrir de cada una de sus dulces palabras. De cualquier forma, cualquier frase en la que podamos encontrar cierto confort será apreciada y atesorada como si dentro de ella se escondiera toda la fuerza que requerimos para alcanzar esa felicidad que a veces nos hace tanta falta.

Via: Cultura colectiva